Los servicios desechables, al contrario que los servicios permanentes, se utilizan una vez y están diseñados para, o son capaces de, ser desechados después de su uso. Esto es posible para las direcciones de correo electrónico, los números de teléfono… En la mayoría de los casos, se utiliza para evitar la creación de cualquier historial o rastro.