Lo gratuito es estupendo. Pero hay un pero: hay un dicho que dice: «si no pagas por un producto, entonces tú eres el producto». Así que presta el doble de atención a los servicios gratuitos.