Para proteger los datos del usuario, las VPN suelen ofrecer políticas de no registro. Esto significa que un proveedor de VPN no recogerá ni compartirá tu información cuando estés conectado a uno de sus servidores.  Esto hace que seas totalmente anónimo.